Da igual seas protestante o budista. EL teléfono móvil impera...