Empezó a disfrutar de su caminar sin rumbo; era mágico poder pasear sin un destino preciso...