Ni parece la Tierra, pero es Atacama.
Soy bailarina desde los doce, cuando me veí a bailar y no tendría ninguna buena foto de mis presentaciones. Hace cinco años, empecé a estudiar la fotografia de danza y a practicarla. Es mi pasión. Además, me gustaría demuestrar la importáncia de esta modalidad de la fotografia como registro de la arte de la danza y como motivación para los danzarinos.
Esa foto representa un poco de lo más diferente que podemos encontrar cuando visitamos el Desierto del Atacama. Son paisajes muy distintas y, además, increíbles. Un regalo para os fotógrafos.
Similar Fotos