El amor no es malo, el desamor lo es, sin embargo no es perfecto y eso es lo que lo hace apasionante, adictivo e intenso. Es una palabra de difícil descripción, queda a consideración y percepción de todo aquél que la experimenta. Es un bucle infinito de emociones directamente proporcionales al imaginario social de cada ser humano.
La fotografía refleja precisamente lo imperfecto y desastroso que puede llegar a ser el amor, si se intentara materializar el sentimiento quedaría algo parecido a lo que apreciamos en la imagen, es decir, una serie de elementos que tienen relación entre sí por una u otra razón, con un transfondo desordenado pero colocado todo de tal forma que, a pesar de reflejar un desastre, cada elemento tiene un fin específico para que funcione de manera correcta como un conjunto.
Similar Fotos