Llegamos a casi 3,000 metros de altura, en Sierra Nevada. El frío y el viento son tan intensos, que tras la nevada se ha formado hielo direccional en muchas superficies. Ésta casa era un buen ejemplo de ello. Apenas sentimos nuestras manos y pies, pero por fin el sol sale a nuestro rescate...
Similar Fotos