La inocencia de la mirada de un niño sabe ver la belleza en las cosas mas pequeñas como el brillo de la luz en el agua, le embelesa y le transporta a mundos mágicos que sólo ellos habitan.
Similar Fotos