Heilbronn y sus prados de mostaza.
Salida de 100 km a lomos de mi Alan, con rastreles y cambio en el cuadro. Pedalear en un sitio tan diferente al propio, es sentirte vivo y libre. Un dia de bici inolvidable.
Similar Fotos