En Lima, Perú después de 36 años se volvió a sentir esa emoción que nos lleva hasta las lágrimas, ese amor que hasta ahora no tiene cura, ese bendito amor, que demostró que en cada partido el aliento del hincha número 12 también juega, volvimos al mundial y volveremos a alentar en cada partido con todo el corazón.
Similar Fotos