Sobredosis de azul en Chauen, Marruecos, un placer para los sentidos