El plan es que no hay plan. Llegar a un aeropuerto con tu mochila, pedir un mapa y lanzarse a la aventura. Puedes ser turista, o puedes ser viajero.