El árbol más viejo del Monte.
Aunque se empeñen en decir que las personas no cambian, la realidad es que llegamos a cambiar tanto que al final ni nos reconocemos.
Aquí está mi sitio preferido para sentarme, a la sombra de éste viejisimo árbol del Monte.
Similar Fotos