El ser humano colonizó la tierra y extrayendo sus materias primas terminó acomodándose. Todo fin del ser humano es afianzarse en el planeta con total comodidad sin importar las consecuencias de sus actos. Con la muerte de los valores y los principios el ser humano está condenando al planeta, pero sobre todo a los de su misma especie.