Atrapada en el tiempo, esta pequeña ciudad antigua, de casas de madera, a orillas del río Tuo Jiang y en la provincia china de Hunan, es uno de los lugares donde se respira el aire de la china milenaria. Patrimonio de la Humanidad, algunos de sus edificios y calles, siguen perfectamente conservados, reflejan las construcciones de las dinastías Ming y Qing.
Similar Fotos