asesino de  naranjas
Vivo la vida como si la silla donde debo sentarme estuviera llena de clavos, no creo que pare por mi propia voluntad.