Amor vigilado
Vivo la vida como si la silla donde debo sentarme estuviera llena de clavos, no creo que pare por mi propia voluntad.
Dos palomas en los arboles de la orilla del rio Duero
Similar Fotos