Fundamentos

¿Cómo mejorar la sensibilidad ISO en la fotografía?

Destacamos un elemento básico con recomendaciones que te servirán para ajustar y comprender la sensibilidad ISO en fotografía. Disfruta de todos nuestros consejos en Blipoint.

¿QUÉ ES LA SENSIBILIDAD ISO?

En ocasiones suele ser un asunto bastante complicado, sin embargo, con la información y herramientas adecuadas lograrás manejarlo a la perfección. Existen tres elementos fundamentales que influyen a la hora de tomar una buena fotografía, se conocen como el triángulo de la exposición” y está conformada por:

La apertura del diafragma

La velocidad de obturación

La sensibilidad ISO

 

Estos tres elementos harán que consigas la exposición adecuada que necesitas para tu fotografía. Cada elemento tiene una función específica; gracias al diafragma puedes ajustar la apertura del sistema óptico, determinando el ángulo que permite la entrada de luz dependiendo de la necesidad que tengas en ese momento. La velocidad de obturación indica el tiempo justo en el que dejarás que pase la luz hasta el sensor y la sensibilidad ISO puedes reducir o aumentar la sensibilidad para captar la más o menos luz.

Con la ISO no cambias la sensibilidad del sensor sino el factor de amplificación de la señal (luz) que recibe el sensor. Cuando se aumenta el valor de la ISO, se necesita menos luz para registrar la imagen.

Para saber más y entender como funcionan estos tres elementos juntos, os animamos a adentraros en la Ley de la reciprocidad.

 

¿QUÉ SIGNIFICAN LAS SIGLAS ISO EN FOTOGRAFÍA?

ISO, son las abreviaturas de “International Organization for Standardization” sensibilidad del captador digital, por el nivel de luz que exista en un ambiente determinado. Es decir, la sensibilidad ISO te ayudará a captar el nivel de luz en el lugar de exposición junto al sensor. En una forma más sencilla, la sensibilidad es la calidad con la que captamos una imagen. A mayor número ISO obtendremos mayor ruido y por lo tanto una menor calidad de imagen. Influirá en la post – producción digital.

Por ejemplo, si disparamos en formato jpg nos reducirá la posibilidad de obtener una imagen final de calidad, sobre todo al aclarar sombras en post – producción. Pero nunca olvidéis que la prioridad siempre es obtener la imagen, por lo tanto recuerda: ¡Siempre será mejor tener ruido en una imagen a no obtenerla!

 

¿QUÉ ES EL RUIDO?

Con un valor de ISO alto, existirá mayor ruido. El ruido es una variación del brillo o del color producido por la sensibilidad en una fotografía, aquí un ejemplo para que tengas una idea clara.

Existen diferentes valores para trabajar la sensibilidad ISO, cuanto más bajos sean los valores ISO (excelentes condiciones de luz), menos sensible a la luz. En cambio si hay valores más altos (escenas con poca luz), el sensor será más sensible a la luz.

Los valores ISO en fotografía pueden variar en función de las cámaras, pero el estándar que existen son:

  • 100
  • 200
  • 400
  • 800
  • 1600
  • 3200
  • 6400
  • 12800

SELECCIÓN DEL ISO

Te permite especificar qué sensibilidad tendrá el sensor de la cámara ante la cantidad de luz que esta reciba.

Los valores de la sensibilidad ISO se miden:

 

El objetivo es lograr exponer de forma adecuada tu fotografía. La recomendación sobre la sensibilidad es utilizar el menor valor posible para evitar la introducción de ruido en la fotografía. Su crecimiento es lineal, una configuración de ISO 200 recibirá el doble de exposición que una configuración de ISO 100.

La utilización de esta ley en función al ISO, está más orientada a la fotografía nocturna. Dependiendo de los resultados que quieras alcanzar, puedes creas tus propias tablas en los que obtendrás diferentes parámetros en cada una de las sensibilidades ISO que vayas colocando.

 

 

Ahora vamos con algunas recomendaciones que debes tomar en cuenta con respecto a la sensibilidad ISO en fotografía:

Nivel mínimo de ISO: trata de mantener la sensibilidad ISO lo más baja posible. El ideal suele ser 200 aunque dependerá de la marca de tu cámara, tendrás el menor ruido en tus fotografías y mayor rango en las sombras a la hora de mejorar los niveles de tus imágenes. Dependerá de tus gustos y lo que quieras plasmar en tu foto, hay quienes les gusta el ruido y dependiendo de la composición crea un gran efecto.

No utilices el modo automático: la mayoría de las cámaras permiten configurar los ajustes en modo automático, pero recomendamos que el ajuste sea manual. Tú eres quien sabrá qué configuración es la más acorde para tomar tus fotografías.

Triángulo de Exposición: tienes que tener presente los 3 elementos. Evalúa la profundidad de campo y la velocidad de obturación antes de usar la sensibilidad ISO.

 

Paciencia al ruido: determinará cuánto ruido quieres en tus fotografías, si te gusta más o menos. No tengas miedo a probar el ruido, de esta forma sabrás si lo toleras. Sobretodo, en imágenes en blanco y negro, aportará estética más analógica y te encantará.

Editando: siempre podrás arreglar los detalles con algún programa para editar. En la medida de lo posible formato RAW y programas como Lightroom, entre otros. Tendrás la opción de reducir los defectos que consideres necesario eliminar.

Revisa la sensibilidad ISO: antes de encender y apagar la cámara o de haber terminado la sesión, si no quieres afectar las próximas fotografías dejando ruido en ellas.

 

Esto ha sido todo por el día de hoy, espero que te sirva en tu proceso de aprendizaje. No dudes en dejarnos tu comentario y de compartir tu mejor foto en nuestra página web.

¡Nos vemos!

Deja un comentario